En Venus detectan fosfina, ¿evidencia de vida extraterrestre?

Venus, fosfina, vida en otros planetas

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El trihidruro de fósforo (PH3) o fosfina es un gas incoloro, tóxico e inflamable, no tiene olor en si estado puro, pero al mezclarse con otros compuestos adquiere un aroma a pescado podrido. Este gas, presente de forma natural en las ciénegas o en las heces de animales, fue hallado en Venus y genera expectativas con la posibilidad de encontrar alguna forma de vida en aquel planeta.

Tan solo algunos microorganismos anaerobios (capaz de vivir o desarrollarse en un medio sin oxígeno) producen fosfina, aunque se puede generar de manera artificial en la industria, por ejemplo, en el proceso para introducir fósforo en los cristales de silicio.

La revista Nature Astronomy publicó un estudio de un grupo de investigadores internacionales dirigidos por la profesora Jane Greaves, de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, en el que encontraron fosfina en la atmósfera de Venus.

Jane Graves y un equipo de científicos hallan fosfina en Venus, un posible rastro de vida en aquel planeta

El hallazgo despertó el interés entre los investigadores debido a la expectativa de poder considerar si alguna forma de vida estuviera relacionada con la presencia de este gas, aunque los autores de la investigación plantean otras posibilidades.

“El PH3 se podría originar a partir de procesos fotoquímicos o geoquímicos desconocidos o, por analogía con su producción biológica en la Tierra, por la presencia de vida”.

En la atmósfera de la Tierra esta molécula se asocia con la actividad microbiana y en el sistema solar solo se había encontrado en las atmósferas reductoras de los planetas gigantes, donde se produce en capas atmosféricas profundas, con altas presiones y temperaturas, y lo ascienden por convección, pero en planetas rocosos, como Venus, la fosfina debería destruirse por su atmósfera altamente oxidante.

La fosfina incluso se ha promovido como una firma biológica, ya que su detección en realidad sí indica una potencial existencia de alguna forma de vida, aunque su observación es complicada porque muchas de sus características espectrales son absorbidas por la atmósfera de la Tierra.

TE PUEDE INTERESAR: Dune estrena tráiler; la versión de Jodorowsky contemplaba a Dalí, Jagger, Pink Floyd y Orson Welles

Venus fue observado con los mejores telescopios

El equipo de Greaves observó Venus con dos de los mejores telescopios que pueden registrar radiación submilimétrica: el telescopio James Clerk Maxwell y el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), en 2017 y 2019 respectivamente. De esta manera detectaron la fosfina del segundo planeta de nuestro sistema solar, presente en sus nubes en una relación de 20 partes por mil millones.

TE PUEDE INTERESAR: Desarrolla Universidad de Guanajuato súper desinfectante contra Covid 19

Las condiciones de vida en la superficie de Venus no son muy favorables, pero en su capa superior de nubes, es decir, de 53 a 62 km sobre la superficie, el ambiente es templado, pero el material nuboso es demasiado ácido, lo que en teoría debería deshacer la fosfina, sin embargo está presente y los científicos no han podido determinar hasta el momento su origen.

VIDEO DE LA CONFERENCIA DE PRENSA: