Chavitas matan a un adolescente de 13 años por “creerse mucho”

Chavitas matan a un adolescente de 13 años por creerse mucho

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Un par de chavitas perdieron los estribos y decidieron asesinar a un adolescente de 13 años de edad debido a que se “creía mucho”. Estas dos jóvenes no le perdonaron lo “presuntuoso” al niño y lo persiguieron hasta poderlo asesinar en calles de la colonia Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, en la alcaldía Iztapalapa.

Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana, cuando Yael, de 13 años de edad, conducía una motocicleta Vento que un familiar le prestó, pero en su andar se cruzó con las dos chavitas, una de ellas conocida como ‘La Polla’, quien tiene 16 años de edad, con quienes tuvo un altercado.

Las mujeres no toleraron la supuesta “arrogancia” del niño, a quien de inmediato siguieron hasta darle alcance en el cruce de las calles Villa Fría y Villa Guillermina, ahí le dispararon cinco veces.

TE PUEDE INTERESAR: El CJNG culpa al Cártel de Sinaloa por la violencia en Zacatecas a través de un video

“Estaba aprendiendo a manejar la moto. Anteriormente lo venían molestando y él les echó de habladas… nunca contó que traían pistolas”, dijo una prima del menor.

Las chavitas amenazaron a fa miliares de Yael

De acuerdo con las investigaciones, después del crimen, las jóvenes sicarias acudieron en un Mini Cooper gris con blanco, al hogar de los familiares de Yael, donde realizaron más disparos con su arma de fuego y los amenazaron.

TE PUEDE INTERESAR: Video: Ciclista graba el instante en que lo atropella un taxi

“Se bajan dos femeninas, las cuales realizaron detonaciones en dicho domicilio y amenazan a la tía diciéndole que si su sobrino se creía mucho por andar en una moto y que le bajara a su desmadre”, señalan los informes del sector Quetzal.

Los peritos especializados en balística determinaron que Yael, estudiante de secundaria, recibió cinco disparos, tres de ellos en la cabeza, con un arma de fuego calibre 9 mm.