Acusan de “turismo de vacunación” a esposa de Riobóo, el contratista de AMLO

rioboo-esquivel-amlo

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Un portal de noticias aseguró que la ministra que nominó el Presidente López Obrador para la Suprema Corte de Justicia, Yasmín Esquivel, viajó con su esposo, José María Riobóo, a San Antonio, Texas, para vacunarse contra el covid.

Para lograrlo, aseguran, la ministra obtuvo una matrícula consular, un documento que se otorga a mexicanos residentes en el extranjero; según el texto, Rubén Minutti, cónsul en San Antonio, fue quien lo expidió.

La ministra, cuando Reforma retomó la nota, mandó una carta al medio y aseguró que ella cuenta con el documento porque su esposo tiene una casa en California.

Cabe recordar que la ministra es esposa del empresario José María Riobóo, el contratista preferido el Presidente López Obrador.

Riobóo se encargó de las construcciones del segundo piso del Periférico y el Metrobús en el sexenio de López Obrador como jefe de gobierno capitalino.

Los contratos con Riobóo no terminaron en la era de López Obrador. Durante la gestión de Marcelo Ebrard, su grupo obtuvo al menos cinco más.

La conexión Luis Cabrera con Periférico norte, la ampliación de la línea 1 del Metrobús y la primera fase de las Ecobici, entre otras obras.

En 2006, el entonces edil de Macuspana y hermano de López Obrador, José Ramiro, le dio a Riobóo el proyecto Macuspana XXI para el que se le otorgó un presupuesto de 120 millones de pesos.

Luego, en 2015, Riobóo propuso al entonces líder de Morena ampliar la base militar de Santa Lucía como alternativa al aeropuerto de Texcoco, impulsado en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Te puede interesar: “No quiero ya opinar nada al respecto”, AMLO sobre caso Salgado Macedonio

Riobóo y Esquivel viajaron en jet privado

El portal afirma que Esquivel y su marido volaron a San Antonio en jet privado el 1 de febrero, mientras que el ministro Alberto Pérez Dayán lo hizo en otro momento también para recibir la vacuna.

Esquivel tiene 57 años y Pérez Dayán 60 años, por lo que no cumplen con la estipulación actual en México para acceder a la vacuna; Riobóo, el contratista favorito y amigo cercano de López Obrador, tiene 80 años.

Al respecto, Esquivel negó el señalamiento y aseguró que efectivamente viajó con su marido a Texas, pero que solo fue a conocer la sala de lactancia materna que el cónsul en San Antonio mandó a construir en su honor.

La ministra, a través de Twitter, aseguró que no se ha vacunado en México ni en Estados Unidos.

Esquivel precisó que su esposo tampoco ha sido vacunado.

“El 1 de febrero acudí a conocer la sala de lactancia que lleva mi nombre en el Consulado General de México en San Antonio, Texas @ConsulMexSA. Me siento muy honrada”, tuiteó.

Es de resaltar que Minutti fue subordinado de Esquivel cuando ella trabajó en el Tribunal de Justicia Administrativa de Ciudad de México.

De acuerdo con el portal de noticias, funcionarios de la representación diplomática fueron los que se molestaron por el trato VIP que otorgó el cónsul a sus invitados y que cuando buscaron a los involucrados para que dieran su versión, la ministra y el funcionario, nunca respondieron.