Profesores de primaria española usan falda y se pintan las uñas en apoyo a menor trans

Profesores de una escuela primaria en Huelva, España, iniciaron una campaña de apoyo a una menor transexual que cursa quinto año

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Profesores de una escuela primaria en Huelva, España, iniciaron una campaña de apoyo a una menor transexual que cursa quinto año, con la finalidad de concientizar a la sociedad contra la transfobia.

Desde hace varios días, los profesores llegan a la escuela con faldas y uñas pintadas; esto, tras descubrir que estudiantes acosaban a una niña tras que llevaba las uñas pintadas.

“Estaba sufriendo insultos y algunas vejaciones por parte de otros compañeros por acudir con las uñas pintadas”, dijo Joaquín Hernández, director de la escuela.

Los profesores decidieron hablar con la menor afectada, quien señaló que la situación no sólo se daba en el colegio, sino que también era en su vida diaria, motivo por el que “llevaba un año sin salir a la calle por las tardes”.

Por ello, la iniciativa comenzó con la intención de “generar debate” con respecto a este tipo de situaciones en los centros escolares y en la sociedad, apuntando que “esto ha sido solo el inicio” y así “dar forma a un proyecto a nivel de localidad, al que se sumarán todos los centros para que esta acción no se convierta en algo efímero”.

Con respecto a la menor, que tiene 11 años, el director Hernández ha subrayado que es “tímida” pero que sigue asistiendo al colegio con total normalidad, aunque le han preguntado cómo se sentía y dijo que “sabía que había nacido niño, pero se siente y quiere ser niña”.

Asimismo, Hernández señaló que desde el inicio de esta campaña, “no ha vuelto a ser acosada”, ya que cuando se habló con los niños, los profesores se dieron cuenta que “no era un acoso continuado”, así como que los propios menores no eran consientes del posible daño y muchos de ellos “se desplomaron, lloraron y se dieron cuenta del daño”.

En este sentido, ha señalado que muchos de los estudiantes también han comenzado a acudir con las uñas pintadas, algunos de los cuales son “precisamente los mismos que le decían cosas”.

Finalmente, el director ha reiterado que aunque el acoso “se haya acabo en el centro, si cuando salga a la calle sigue con los mismo problemas, esto no sirve de nada”, motivo por el que considera que el trabajo hay que hacerlo “a nivel de localidad”.

Te puede interesar: Guanajuato ya permite el matrimonio igualitario