El atole, sabores para el Día de la Candelaria

El atole es la bebida por excelencia para acompañar los tamales en este Día de la Candelaria y en México se preparan de diferentes formas y sabores

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El atole es la bebida por excelencia para acompañar los tamales en este Día de la Candelaria y en México se preparan de diferentes formas y sabores. El origen de esta prodigiosa bebida es prehispánico y se ha ido adaptando a los tiempos.

La palabra atole viene del náhuatl atolli (de atl agua y tol diminutivo despectivo) que significa aguado, elaborada con maíz y agua.

Atole en la época colonial

Según Fray Bernardino de Sahagún, los pueblos originarios del siglo XVI consumían distintas variedades de atole, el cual era servido lo mismo frío que caliente.

En Tenochtitlan lo preparaban hirviendo la masa de maíz sazonada con cacao, chiles y miel de abeja, la cual era utilizada como endulzante.

Incluso Hernán Cortés, lo menciona en sus Cartas de Relación, lo describía como una bebida muy energética, pero no del gusto de los españoles, por eso se fue transformando y al crearse las cocinas novohispanas se añadieron ingredientes traídos del viejo continente como la canela, la leche, el azúcar y frutas.

De acuerdo al Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, “aunque el atole se concibe como una bebida espesa caliente y dulce, existen algunas excepciones que no contienen endulzante o azúcar; pueden ser de sabor agrio, salados y picantes, pero en todos los casos son líquidos, espesos y se sirven calientes”.

El atole aporta muchos beneficios a la salud por las propiedades nutricionales del maíz, ya que es rico en fibra, antioxidantes, fósforo, zinc, potasio, y magnesio, así como vitamina B1 y B7.—

 Sabías que…

Así podemos encontrar una variedad de atoles por toda la República Mexicana como el negro, llamado chaqueta o cuexcomate, típico de Michoacán. Se hace tostado y por dicho proceso es como adquiere su color tan característico y un aroma ahumado que después se mezcla con el atole base.

En la Ciudad de México es típico tomar el champurrado, hecho con masa, canela, piloncillo y chocolate. También en La Merced se hace el chileatole, una bebida salada compuesta de masa, chile poblano y granos de elote.

Otro famoso es el de lentejas, de Chihuahua, que se aromatiza con piloncillo, clavo y canela. Una bebida muy consumida en dicho estado en la época de frío y que forma parte del patrimonio gastronómico chihuahuense.

En Hidalgo se hace con gualumbo o flor de maguey; mientras que en Baja California con bellotas, biznaga y hasta pescado.

En el municipio de Atoyatempan, en Puebla, los pobladores acostumbran a tomar el xocoatole que se hace de maíz fermentado y suele acompañarse de frijoles.

Por último, en Yucatán, se preparan varios estilos como el sikil sa’ o atole con pepita tostada, el de pinole (k’áaj) que contiene azúcar y un poco de pimienta y el de camote de maíz desgranado y molido con ese tubérculo.

Otros tradicionales en el país:

Aguascalientes: Pinole

Baja California: Bellota

Colima: Tamarindo

Estado de México: Arrayán

Hidalgo: Aguamiel

Jalisco: Cascarilla

Michoacán: Chaqueta

Morelos: Frijol

Nuevo León: Mezquite

Oaxaca: Cacahuate

Puebla: Xocoatole

Querétaro: Higo

San Luis Potosí: Elote tierno

Sinaloa: Guamúchil

Sonora: Garbanzo

Tlaxcala: Amaranto

Veracruz: Coco

Te puede interesar: Fábrica de Productos 2.0 registra 125 proyectos en su primer etapa