A Joaquín Cosío le temblaron las piernas ante los narcos

Joaquín Cosío quien dio vida al icónico personaje “El Cochiloco" ha tenido encuentros desagradables con narcos reales.

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El actor y poeta Joaquín Cosío (59 años), quien dio vida al icónico personaje “El Cochiloco” en la película El Infierno, de Luis Estrada, en 2010, contó que una de las frases más escalofriantes que le han dicho tras su interpretación como narcotraficante fue: “Nosotros somos los de a de veras”.

“No mames… Dije yo, bueno, gracias… ¿Qué te tomas? Se acercaron, quisieron estar ahí y nosotros inmediatamente ‘vámonos de aquí, vámonos de aquí’ y ya nos fuimos y no pasó nada, no pasó nada”, contó Cosío, ganador del Premio Ariel (2010) a la mejor actuación masculina por interpretar al “Cochiloco”.

En entrevista con Yordi Rosado, en su canal de Youtube, Cosío contó que esas palabras se la dijeron unos jóvenes que estaban medio alcoholizados en el bar “Las 15 Letras”, en Zacatecas, donde tiene muchos amigos.

Otro encuentro parecido fue en Ciudad Juárez, Chihuahua, cuando todavía no hacía películas, pero sí traía una profusa barba negra. Un tipo al que nunca olvidará porque era rubio, muy elegante y muy bien vestido; se le acercó y le dijo: “¡Quihubole! ¿Qué pasó? ¿Cómo te va?”, le saluda de mano y no se la soltaba, pero le dijo: “Ya regresé, eh. Aquí ando ya, eh”. Se iba a la barra y regresaba a dónde estaba sentado y otra vez le decía lo mismo: “Ya volví, aquí ando”.

“Bueno, a la tercera o cuarta vez yo ya andaba que me moría. Iba con mi amigo, que iba con su novia y no se daban cuenta. De esas ocasiones que, literal, se ve tanto en los libros o en las películas, te sientes solo, que el mundo gira alrededor, que vez una amenaza atroz y nadie se da cuenta. ¿Me entiendes?”, contó Cosío.

El tipo volteaba a verlo, él hacía como que no veía y su amigo flirteaba con la novia. Se le volvió a acercar a decirle lo mismo y le dijo a su amigo que se fueran, cuando el tipo le advirtió: “‘Cuídate cuando cruces la puerta’. No, pues imagínate.

“Es la única vez que comprobé que sí te tiemblan las rodillas. Voy, llego a la puerta, la abro y no pasa nada. Eran los tiempos cuando Juárez no enloquecía, donde no había tanta locura, no era todo demencial porque si no, seguramente ni salgo. Ese ha sido de los momentos de los más terribles”.

Cosío contó que, en otra ocasión, fue al baño en una cantina y entró un muchacho y le gritó: “¿Qué pasó mi jefe?” y le aventó un sobre pequeño color blanco, “como el que se le cayó a Bezares”, en alusión a Mario Bezares, quien, en un programa con el asesinado Paco Stanley, al estar haciendo el programa de televisión en Televisa, se le cayó un sobre con supuesta cocaína de la bolsa del saco, lo que ha negado diciendo que era un kleenex con una cajita de cerillos, “de esos que daban en los restaurantes o en los hoteles”.

“Son momentos en los que quieren decirles: ‘yo no soy’. Quieres gritar y convencerles de que yo no soy. Me confunden”, añadió Cosío.

Por “El Infierno” y su icónico personaje “El Cochiloco”, le han mandado tequilas.

“En varias ocasiones, que coincido en un restaurante o en algún lado, en Monterrey, con Luis Estrada y de repente llegaron las botellas”, comenzó a contar Cosío durante la entrevista.

Te puede interesar: El Tren Bajío si va pero Guanajuato espera ver proyecto