Preocupa secuestro virtual en Guanajuato: ¿Cómo evitarlos?

Durante los últimos meses en algunos municipios de Guanajuato se ha registrado el aumento de víctimas de secuestro virtual, la mayoría de los afectados fueron menores de edad.  

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Durante los últimos meses en algunos municipios de Guanajuato se ha registrado el aumento de víctimas de secuestro virtual, la mayoría de los afectados fueron menores de edad.  

Algunos de los secuestros más recientes es el de Pamela, una menor de 12 años de Acámbaro y otro jovencito de la mima edad en Silao, quienes con amenazas fueron víctimas de este delito.

De acuerdo con el gobierno del estado, los delincuentes buscan a personas vulnerables como menores y adultos de la tercera edad, pues estos consideran que son presa fácil de engañar y cometer el secuestro.

También señala que esta modalidad de secuestro o extorsión en Guanajuato ha aumentado principalmente durante los fines de semana y temporada vacacional.

Cómo identificar el secuestro virtual

  • El delincuente realiza llamadas telefónicas a números fijos de forma aleatoria y se identifica como integrante de una organización delictiva.
  • En su comunicación es agresivo, a fin de intimidar. Luego pide un número telefónico celular y ordena no interrumpir la comunicación, bajo la amenaza de dañar a su familia o su propiedad.
  • Ordena descolgar el teléfono fijo de la casa y en algunas ocasiones, tomar objetos de valor y dinero, que, para el resto de la familia al llegar al hogar, será un escenario de violencia o saqueo.
  • En continuidad a la llamada telefónica, dirige a la víctima a una tienda de conveniencia para comprar un nuevo celular; le pide el nuevo número y tirar a la basura el celular personal. Luego le pide ir a un hotel o algún punto en específico.
  • Una vez que el delincuente logra que la víctima quede incomunicada en un sitio desconocido para el resto de la familia, llama nuevamente al domicilio de la víctima para decirles que está secuestrada.
  • Cuando la familia intenta localizar a la víctima, se encontrará que su teléfono está apagado. Esto le brinda al delincuente el escenario que requiere para comenzar a exigir el pago de un rescate para liberar a la víctima, quien en realidad se encuentra a solas en un hotel.

En el caso de Silao, al menor se le indicó llegar a un terreno baldío y esconderse, cuando las autoridades dieron con él, este aún estaba en contacto con los criminales y se negaba a colgarle porque supuestamente matarían a sus padres.

  • Un aspecto característico en estos casos es que el supuesto secuestrador disminuirá rápidamente su exigencia económica, ante la posibilidad de que tanto la familia como la víctima se den cuenta de que es un engaño.
  • Al llegar a un “acuerdo económico”, el extorsionador solicita un pago de rescate mediante un depósito bancario o envío exprés, porque no tiene ni la estructura ni la capacidad de realizar el cobro de manera directa.
  • En ocasiones, el delincuente pide dejar el rescate en un lugar público, donde el familiar de otra víctima de un caso similar recoge el pago y hace el depósito bancario. Incluso hay ocasiones en donde las propias víctimas “secuestradas” son quienes recogen el pago y hacen el depósito.
  • En esta modalidad, el delincuente no tuvo contacto físico con la víctima en ningún momento, no la tenía vigilada y tampoco tuvo la posibilidad de causar un daño real.

¿Cómo evitar ser víctima de secuestro virtual?

Las autoridades recomiendan que, para evitar este tipo de situaciones, es necesario que las familias hagan un plan que contemple qué hacer cuando se reciba este tipo de llamadas y antes de tomar cualquier decisión, solicitar el apoyo de la autoridad.

Te puede interesar: Coparmex de León avalan ‘Cero Tolerancia’ en alcoholímetro