VIDEOS: Querétaro vs. Atlas se convierte en un duelo de violencia, reportaban 22 lesionados y otros hasta de fallecidos

Un triste espectáculo interrumpió un partido de la Liga MX. El duelo entre Querétaro y Atlas en el estadio Corregidora fue suspendido poco después del minuto 60, por la trifulca entre aficionados de ambos equipos

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El duelo entre Querétaro y Atlas en el estadio Corregidora fue suspendido poco después del minuto 60, por la trifulca masiva entre aficionados de ambos equipos, que se extendió hasta la cancha. Las imágenes que circulan en redes permiten ver un número indeterminado de personas inconscientes dentro y fuera del estadio, aunque aún no hay información oficial sobre el número de víctimas.

Un triste espectáculo interrumpió un partido de la Liga MX. El duelo entre Querétaro y Atlas en el estadio Corregidora fue suspendido poco después del minuto 60, por la trifulca entre aficionados de ambos equipos
El duelo entre Querétaro y Atlas en el estadio Corregidora fue suspendido poco después del minuto 60, por la trifulca entre aficionados de ambos equipos

El caos se trasladó a pleno campo donde una multitud corría, algunos envueltos en riñas, otros tratando de ponerse a salvo, y otros más, sonrientes y pidiendo selfies a algunos futbolistas que aún permanecían confundidos por los acontecimientos. Algunos jugadores, incluso, trataban de calmar los ánimos, pero fueron devorados por la muchedumbre y sus intenciones se diluyeron en el caos.

En las imágenes televisivas no se apreciaba la presencia de personal de seguridad, ni de nadie capaz de contener los desmanes. Los pleitos ocurrían en diversas zonas del estadio. Mientras las transmisiones televisivas continuaban, algunos rijosos golpeaban a sus rivales de la afición contraria.

Un triste espectáculo interrumpió un partido de la Liga MX. El duelo entre Querétaro y Atlas en el estadio Corregidora fue suspendido poco después del minuto 60, por la trifulca entre aficionados de ambos equipos
Querétaro y Atlas deben de responder.

No hubo control en el Estadio Corregidora. Recién pasados los los 62 minutos de juego, aficionados de Querétaro y Atlas comenzaron a invadir el terreno de juego debido a una pelea que se desató en la zona del estadio donde se encontraba la afición visitante.

“Una experiencia desagradable. Esto no puede pasar en una cancha de primera división del futbol mexicano. Con ninguna garantía, no hay patrullas, no hay policía porque el Club Querétaro sólo paga la seguridad privada pero no la pública”, aseguró a uno de los integrantes de la Barra 51 del Atlas, quien estuvo presente en el partido.

“Me atrevo a decir que puede haber heridos de gravedad de ambos lados. Yo no sé a quien se le ocurre meter a una barra visitante en un tiro de esquina y sin seguridad ni nada. Estaban persiguiendo a alguien de Atlas, luego abrieron todas las puertas y se descontroló todo. Esto duró como unos 20 minutos o media hora y no hubo presencia de una autoridad”.

En las imágenes de la televisión no se ven policías. El guardameta del Querétaro, Washington Aguerre, pedía a sus hinchas que se tranquilizaran, aunque nadie hacía eco. En el otro lado del campo, un aficionado cubierto de sangre imploraba para que le dejaran de dar de puñetazos.

En el centro del campo, un aficionado rojiblanco protegía a su pareja de las patadas de un grupo de hombres desaforados. En el exterior del estadio las golpizas seguían. Grupos de aficionados del Querétaro, equipo local, desnudaron a sus rivales y les surtían todo tipo de golpes.

Pese a ya estar noqueados y empapados de sangre en el pavimento, seguían recibiendo palizas. El terror total y nunca antes visto en un partido de fútbol en México.

Las declaraciones de condena no se hicieron esperar, pero de poco parecían servir a esas alturas. “Inadmisible y lamentable la violencia en el estadio La Corregidora. Se castigará ejemplarmente a los responsables por la ausencia de seguridad en el estadio”, condenó Mikel Arriola, el presidente de la Liga MX. Pese al mensaje que se llenó de likes, la jornada del fútbol mexicano continuó como si no hubiese pasado nada. El gobernador del Estado, Mauricio Kuri, apuntó directamente contra el club: “La empresa propietaria de Gallos e instituciones deberán responder por los hechos”.

Te puede interesar: Mexicanas prefieren tener citas con hombres panzones, según estudio