Zona arqueológica de Arroyo Seco celebra su 5° aniversario

Arroyo Seco

Comparte en:

La zona arqueológica de Arroyo Seco, en el municipio de Victoria, celebró este viernes el primer lustro de su apertura al público con un concierto de música mexicana a cargo de la Banda de Música del Estado.

Arroyo Seco es el más importante asentamiento de pinturas rupestres en el centro del país y la última de las cinco zonas arqueológicas de Guanajuato en abrirse formalmente al público. Su primer complejo se puso al servicio de los visitantes el 24 de marzo de 2018 y el segundo, el 14 de julio de 2021.

El acto conmemorativo estuvo encabezado por Juan Diego Ramírez Rincón, presidente municipal de Victoria, y Guillermina Gutiérrez Lara, directora de Conservación del Patrimonio del Instituto Estatal de la Cultura, en representación de su titular, Adriana Camarena de Obeso.

Arroyo Seco

En su mensaje, Ramírez Rincón expresó: “lo más importante que tiene este sitio es el valor, sí cultural e histórico, pero sobre todo el sentimental que tiene para nosotros los victorenses. Lo sentimos como parte importante de nuestra historia e identidad y no podríamos hablar de Victoria sin hacer referencia a Arroyo Seco”.

Por su parte, Guillermina Gutiérrez subrayó que Arroyo Seco ha contribuido, junto con las otras cuatro zonas arqueológicas de la entidad, a ampliar el conocimiento que se tenía sobre el pasado prehispánico de Guanajuato, “pero sobre todo a una nueva manera de colaborar y sumar voluntades de los tres niveles de gobierno para la conservación de este patrimonio”.

La funcionaria se refirió de manera especial al equipo arqueológico encargado de rescatar y estudiar los vestigios de arte rupestre conservados en el sitio: “Hoy celebramos cinco años de la apertura al público de Arroyo Seco con un enorme sentimiento de gratitud a los investigadores Luz María Flores Morales y Carlos Viramontes Anzures, quienes a la cabeza de un equipo de profesionales asumieron el gran compromiso de investigar no sólo esta zona, sino toda la región que se extiende a los estados vecinos”.

Tras el acto protocolario, la Banda de Música del Estado, que tuvo como director huésped a Francisco Balboa, ofreció un programa con música mexicana, en el que hizo sonar obras como: “Patria mía”, “Lindas mexicanas”, “Negra consentida”, “Deja que salga la luna”, “Sobre las olas” y “Flores de México”, polka de Juventino Rosas que se prestó para una alegre dinámica con el público.

Ubicado en el municipio de Victoria, en el noreste de Guanajuato, a unos 90 kilómetros de la capital de Querétaro y una distancia similar de San Miguel de Allende, Arroyo Seco es considerado el sitio con manifestaciones gráfico-rupestres más significativo del centro del país y uno de los pocos de su tipo que están abiertos al público.

Arroyo Seco

Cuenta con 42 conjuntos pictóricos distribuidos entre los abrigos rocosos de dos cerros conocidos como la Zorra y la Tortuga (o Complejo A y Complejo B) y realizados en distintas épocas. Los más antiguos datan de la llegada a la región de grupos de cazadores y recolectores, hacia el año 1100 de nuestra era, aunque también hay imágenes realizadas ya durante la época colonial y los primeros años del México independiente.

Las pinturas en estos dos conjuntos tienen una motivación profundamente ritual, que dota al paisaje natural de una dimensión sagrada. Mientras que la mayoría de las imágenes plasmadas en el Complejo A miran al sol en el atardecer, los del Complejo B se orientan al amanecer.

En ambas elevaciones son mayoría los motivos geométricos y antropomorfos, aunque llaman la atención, en el conjunto B, unas pocas representaciones que no tienen eco en el A, como las escenas de caza y motivos fitomorfos, como los del peyote.

Al igual que todas las zonas arqueológicas de Guanajuato, Arroyo Seco está abierto a las visitas de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas, con acceso para el último grupo a las 16:00 horas. La admisión general es de 55 pesos y de 17 pesos para menores de 12 años.

Lee esto: El IMSS dice garantizar el pago de las pensiones sin comprobar supervivencia