‘Huachicoleros’ operaban refinerías de Pemex

huachicoleros-refineria-salamanca

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Durante su comparecencia ante el Congreso de Guanajuato, el fiscal del estado, Carlos Zamarripa, dio a conocer que el almacenamiento y distribución de Pemex estuvieron bajo control de huachicoleros.

De acuerdo con el funcionario, durante el sexenio de Peña Nieto, el crimen organizado no solo robaba hidrocarburos en pipas, sino que hasta se daban el lujo de operar una Terminal de Abastecimiento y Distribución (TAD) en el municipio de San José Iturbide.

Afirmó que los criminales lograban cargar combustible de manera ilegal al interior de las Terminales de Abastecimiento y Distribución en los municipios de Salamanca y San José Iturbide para luego comercializarlo en el mercado negro.

De hecho, Zamarripa dijo que está documentado que la paraestatal maquilló un accidente ocurrido en 2017 cuando criminales estaban cargando combustible en la misma terminal de abastecimiento de la refinería de Pemex.

El 15 de marzo de 2017 Pemex posteó en su cuenta de Twitter: “Esta tarde se registró una explosión en la TAD de Salamanca. No hay personas fallecidas, ni daños materiales severos”.

La empresa del estado señaló que tres trabajadores de Pemex y cinco externos resultaron lesionados, finalmente dijo que una mujer había muerto.

Pero lo que en realidad ocurrió es que dentro de sus instalaciones se encontraban personas ajenas a la empresa con una pipa con reporte de robo sustrayendo el combustible.

“Hace unos años todos nos dimos cuenta de una explosión que hubo en la Puerta 7; y las que fallecieron eran unas personas que traían una pipa robada y uno no se puede imaginar ni justificar como una pipa robada y gente que no eran trabajadores de Pemex estaban ahí en ese lugar cargando combustible”, sostuvo el fiscal.

Te puede interesar: Sigue el huachicoleo en Guanajuato; hallan 12 tomas clandestinas

‘El Marro’, líder de ‘huachicoleros’

En ese entonces el grupo que dominaba esta actividad en Guanajuato era el Cártel Santa Rosa de Lima, dirigido por José Antonio “N”,  “El Marro”, hoy preso en el penal del Altiplano.

Al inicio del sexenio lopezobradorista se dejó de comprar gasolina al extranjero, lo que ocasionó escasez y las imágenes con largas filas de automóviles se hicieron cotidianas; el gobierno aseguró que se trataba de erradicar el huachicoleo y de inmediato “El Marro” se convirtió en el principal objetivo de las autoridades policiacas.

Se hicieron muchos intentos para capturarlo, y se dieron a conocer sus lujosos escondites, uno de ellos era una hacienda con siete albercas; luego del último operativo previo a su captura, “El Marro” lanzó un video en redes sociales acusando al gobierno de no jugar limpio, ya que aseguró que para llegar a él habían detenido a su mamá y pidió ayuda a los criminales en la región para combatir al gobierno.

Lo último que se supo de “El Marro” es que denunció malos tratos en la prisión del Altiplano, al tiempo que se dieron a conocer imágenes exclusivas del momento de su captura.

El Marro
Así capturaron a El Marro.

En 2018 se llevaron a cabo al menos dos reuniones entre autoridades estatales y federales para atender el robo de combustible en las que se mencionó, según el fiscal, que la planta no pertenecía a Petróleos Mexicanos, por lo que montaron un operativo al sospechar de actividades ilícitas en el lugar, con la sorpresa de que quienes operaban la terminal eran ajenos a Pemex.

“En una de las reuniones se negó que la terminal de San José Iturbide fuera de Pemex esto sucedió en una reunión con mucha gente y nos dijeron que esto no pertenecía a la paraestatal y bueno después de que nos dicen que esto no era que no pertenecía a la paraestatal se llevó a cabo toda una operación para poderla cerrar, al momento de cerrar bastaron unas horas para que hubiera un reclamo hacia nosotros por la detención que se estaba dando de estas personas y al final se concluyó que eso sí era una Terminal de Abastecimiento y distribución de Pemex cuando en realidad los que estaban abasteciendo y distribuyendo el hidrocarburo no eran personal de Pemex”.