CEESP: La política divisoria de AMLO disuade la inversión y crecimiento económico del país

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que la política y el discurso divisorio del presidente Andrés Manuel López Obrador disuade y aleja la inversión a la economía mexicana. 

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que la política y el discurso divisorio del presidente Andrés Manuel López Obrador disuade y aleja la inversión a la economía mexicana. 

“El gobierno ha mantenido un discurso y una política que generan una división que va más allá del empresariado, mientras que los problemas sociales reales del país no han sido enfrentados con estrategias claras. Ello ha dañado la percepción internacional sobre la seguridad en el país en varios sentidos que disuade la inversión, pero va más allá”, afirmó el CEESP.

El CEESP agregó que la estrategia política de división de la sociedad ha resultado favorable para la popularidad del régimen, pero los resultados en materia económica y social han sido negativos.

“Esto se comprueba con los datos oficiales y ha sido señalado en este espacio y por parte de numerosos analistas profesionales. También se ha insistido en la conveniencia de un cambio de actitud del gobierno en favor del crecimiento y finalmente del bienestar social”, afirmó el CEESP fundado en 1963 ante la necesidad del sector empresarial de contar con una institución que elabore el análisis e investigación de la coyuntura económica.

Descalifica CEESP ataques de AMLO

Los malos resultados de los principales indicadores económicos son incuestionables y se deben en buena medida a la posición antagónica del gobierno frente a la actividad del sector privado, según el CEESP.

“A menudo, el presidente incluye a la iniciativa privada, o a fracciones importantes de ella, como parte de los grupos a quienes clasifica como sus adversarios”, expuso el organismo económico del empresariado mexicano.

La actitud del presidente de la República constituye sin duda un riesgo importante en el mediano y largo plazos para la inversión y el crecimiento económico y consecuentemente para el bienestar de los hogares del país, afirmó.

“Ante un prolongado estancamiento o incluso reducción de la inversión, la generación de puestos de trabajo productivos y correctamente remunerados sería insuficiente. Evidentemente, el riesgo se pronuncia ante las fallas del estado de derecho y la elevada corrupción e inseguridad, que han continuado presentes en el escenario nacional”, advirtió.

Los consultores económicos expusieron que la coyuntura pone en riesgo la participación del pilar principal de la recuperación, crecimiento y desarrollo de la economía en el corto, mediano y largo plazos, que es indudablemente el sector privado.

“En las economías más avanzadas, donde predomina el mercado como mecanismo de asignación de recursos bajo una regulación compatible con el mismo, la generación de riqueza, empleo y bienestar tiene su origen mayoritariamente en el sector privado”, recordó el CEESP.

El crecimiento económico proviene principalmente del sector privado y las cifras así lo constatan, por lo que es indispensable que el entorno le permita llevar a cabo más eficientemente su actividad, detalló.

“Es necesario entender que el sector privado es el principal aliado del gobierno para lograr el crecimiento de la economía y el mejoramiento del bienestar”, manifestó.

Aproximadamente, 83.3 por ciento del total del producto interno bruto (PIB) del país tiene su origen en el sector privado, que a su vez aloja al 84 por ciento del total de los puestos de trabajo en el 95 por ciento del universo de empresas en el país. 

“El crecimiento económico es una condición necesaria para el progreso del bienestar social, y a su vez la inversión es una condición necesaria para ello. Hasta el tercer trimestre del 2021 el 87% del total de la inversión provino del sector privado”, detalló el CEESP.

“El sector privado es también la principal fuente de ingresos recurrentes del sector público. Es decir, es el proveedor principal de recursos para que el gobierno cumpla con sus obligaciones con la población”, comentó. 

En 2021, las empresas grandes, que representan el 0.02 por ciento de los contribuyentes del Servicio de Administración Tributaria, generaron 50 por ciento  del total de la recaudación tributaria. 

“Al sumar al resto de personas morales -que constituyen el 4% de los contribuyentes- se concluye que la recaudación generada por las empresas privadas del país se eleva a 73%”, comentó. 

“Algunos señalan que quizá la postura del gobierno no es realmente adversa a la iniciativa privada -como a veces lo señala el presidente- sino solamente un recurso para mantener la lealtad de la base electoral del régimen”, agregó.

“La repetición continua de mensajes de animadversión y, más importante, las iniciativas y acciones que afectan los intereses de los inversionistas con justificaciones claramente ideológicas dañan la certidumbre acerca del estado de derecho y desaniman la inversión”, concluyó el  CEESP.

Te puede interesar: ¡No ve la luz! Abogado del líder de La Luz del Mundo dice que su cliente puede ser sentenciado a cadena perpetua