Conoce a Vicente, el perrito al que dejaron plantado el día de su adopción

A Vicente lo dejaron plantado el día de su adopción.

Comparte en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en email

Las redes sociales hicieron tendencia a Vicente, un pequeño perro colombiano el cual iba a ser adoptado, pero el día en que sus nuevos dueños irían por él, nunca se presentaron, por lo que su historia se volvió viral.

El centro de adopciones ‘Rescátame Bogotá’ compartió en su cuenta de Instagram una foto de ‘Vicente’ luego de que su adoptante lo dejara plantado. En la imagen el perrito vestía de ‘gala’ para recibir a sus nuevos dueños, lo que tocó el corazón de miles de internautas.

“El supuesto adoptante de Vicente nunca llegó por él. Ya cuando estaba listo para un hogar, bañadito, canceló su adopción’, informaron en la cuenta de Instagram.

“Después nos preguntan por qué somos tan estrictas con el proceso, ¡por esta razón! Porque no queremos tener ni la menor duda de que nuestros peludos van a quedar en excelentes manos para toda la vida”, se lee en un post de ‘Rescátame Bogotá’ que fue colgado en Instagram.

Vicente y los perros callejeros, problema que crece

Así como vicente fue rescatado en colombia, no todos tienen la misma suerte y, en México, los perros callejeros son un serio problema.

Según el  Inegi, en el país hay al menos 18 millones de perros, de los cuales 80 por ciento son callejeros. Entre 18 mil y 30 mil de ellos sobreviven en las calles de la CDMX. De hecho, se estima que México es el país con más perros callejeros de Latinoamérica.

Te puede interesar: La promesa al perro Simón

Según las cifras ofrecidas, de los perros en centros de control antirrabico de la CDMX, solo uno de cada 10 son buscados por sus dueños.

Emmanuel Pedraza, director general de la asociación civil Defensoría Animal, explicó que en México Cerca de 500,000 perros y gatos son abandonados al año en México. Una parte de ellos son adquiridos como regalos de Navidad, Día de Reyes y de San Valentín, pero meses después los dueños pierden el interés en ellos.

“El abandono es muy notable en los meses posteriores a las festividades. A partir de marzo hasta julio que empiezan los cachorros a crecer, si es que sobreviven”,explicó.

Es por ello que el caso de Vicente toma mucha relevancia, pues es un llamado a la responsabilidad de tener una mascota. Igualmente la adopción de una perro debe ser algo largamente razonado, pues no debe obedecer la decisión a un sentimiento pasajero, sino a la única vocación de ayudar a un ser vivo.

Por lo pronto Vicente sigue a la espera de una nueva familia sí esté dispuesta a darla amor.

Si quieres conocer una asociación en la que puedas adoptar una mascota, puedes hacerlo aquí.